Archivo para Chile

Recital Poético: La puerta abierta

Posted in EVENTOS, General, MÚSICA, POESÍA with tags , , , , , on junio 21, 2011 by EFP

Este martes 21 de junio a las 19h llegará a La Pantera Rossa el poemario vívido de Rolando Mix, de la mano de algunas personas que admiraron su poesía y le quisieron. Presentaremos su libro póstumo La Puerta abierta con portada, diseño e ilustraciones de José L. Cano.
Contaremos con las intervenciones de: María confussión, versionando poemas de Rolando, la guitarra de Alonso Martínez, las voces de Ana Mª Martínez, Javier Barreiro, José Mª Hernández, Eduardo Fariña, Sergio Gómez, Marta Fuembuena, Mapi Freixas … ¡Entra hermano, la puerta está abierta!

Más información:

http://www.lapanterarossa.net/la-puerta-abierta-en-la-xxiv-semana-cultural-de-la-madalena/

Recital Poético: Aragón – Chile

Posted in EVENTOS, General, POESÍA with tags , , , , , on junio 16, 2011 by EFP

Participan:

Marta Fuembuena
Eduardo Fariña
Raúl Hernández
Mapi Freixas
Sergio Gómez
Julio Espinosa Guerra

Se realizará un intermedio con vino de honor.

juebves 16 de Junio · 19:30 – 22:30

Librería La Pantera Rossa
San Vicente de Paúl, 28, 50001.
Zaragoza, Spain

Vicente Huidobro: 4 poemas

Posted in General, LITERATURA, POESÍA with tags , , , , , , , on junio 14, 2011 by EFP

EL ESPEJO DE AGUA

Mi espejo, corriente por las noches,
Se hace arroyo y se aleja de mi cuarto.

Mi espejo, más profundo que el orbe
Donde todos los cisnes se ahogaron.

Es un estanque verde en la muralla
Y en medio duerme tu desnudez anclada.

Sobre sus olas, bajo cielos sonámbulos,
Mis ensueños se alejan como barcos.

De pie en la popa siempre me veréis cantando.
Una rosa secreta se hincha en mi pecho
Y un ruiseñor ebrio aletea en mi dedo.

SINO Y SIGNO

Has hablado bastante y no te agrada
No te gusta mostrar tus vísceras secretas
Y sin embargo vuelves a caer en ello
Protestas y repites la causa que te irrita.

Hablas te exhibes te rompes la carne
Y permites la entrada a los ojos intrusos
Quieres cortar las cuerdas que te unen a los otros

y vuelves a anudarlas
Coges el aire lo haces tuyo y lo regalas
Conquistas horizontes y los repartes
Haces luz de la sombra y la entregas
Como un paquete de soledades
arrepentidas de su propia fuerza
¿Qué entierro es este en que te entierras
En los pechos extraños?

Te exaltas y te ablandas
Te ablandas y te haces flecha de corazón
Más ciego que cualquier huracan
Hablas y protestas
Y vuelves a protestar
Te haces árbol y das tus hojas a los vientos
Te haces piedra y das tu dureza a los ríos
Te haces mundo y te disuelves en el mundo

Oh voluntad contraria en todo instante
Favor de tierra y grandes fríos y calores
Todo grano ¡malhaya!lleva signos futuros
Un destino de ola que debe hacer su ruido
Y morir dulcemente

18

Me voici au bord de I’espace et loin des circonstances
je m’en vais tendrement comme une lumière

Vers la route des apparences
Je reviendrai m’asseoir sur les genoux de mon père
Un beau printemps rafraîchi par I’éventail des ailes
Quand les poissons déchirent le rideau de la mer
Et le vide est gonflé d’un regard virtuel

Je reviendrai sur les eaux du ciel

J’aime voyager comme le bateau de I’oeil
Qui va et vient à chaque clignottement
Six fois déjà j’ai touché le seuil
De I’infini qui renferme le vent

Rien dans la vie
Qu’un cri d’antichambre
Nerveuses océaniques quel malheur nous poursuit
Dans I’urne des fleurs sans patience
Se trouvent les émotions en rythme défini

18 (Traducción)

Heme aquí al borde del espacio y lejos de las circunstancias
Me voy tiernamente como una luz
Hacia el camino de las apariencias
Volveré a sentarme en las rodillas de mi padre
Una hermosa primavera refrescada por el abanico de las alas
Cuando los peces deshacen la cortina del mar
Y el vacío se hincha por una mirada posible

Volveré sobre las aguas del cielo

Me gusta viajar como el barco del ojo
Que va y viene en cada parpadeo
He tocado ya seis veces el umbral
Del infinito que encierra el viento

Nada en la vida
Salvo un grito de antesala
Nerviosas oceánicas qué desgracia nos persigue
En la urna de las flores impacientes
Se encuentran las emociones en ritmo definido

LA POESÍA ES UN ATENTADO CELESTE

Yo estoy ausente pero en el fondo de esta ausencia
Hay la espera de mí mismo
Y esta espera es otro modo de presencia
La espera de mi retorno
Yo estoy en otros objetos
Ando en viaje dando un poco de mi vida
A ciertos árboles y a ciertas piedras
Que han esperado muchos años

Se cansaron de esperarme y se sentaron

Yo no estoy y estoy
Estoy ausente y estoy presente en estado de espera
Ellos querrían mi lenguaje para expresarse
Y yo querría el de ellos para expresarlos
He aquí el equívoco el atroz equívoco

Angustioso lamentable
Me voy adentrando en estas plantas
Voy dejando mis ropas
Se me van cayendo las carnes
Y mi esqueleto se va revistiendo de cortezas

Me estoy haciendo árbol
Cuántas veces me he ido convirtiendo en otras cosas…
Es doloroso y lleno de ternura

Podría dar un grito pero se espantaría la transubstanciación
Hay que guardar silencio Esperar en silencio

Encuentro con Enrique Lihn, de Roberto Bolaño

Posted in CITAS, CUENTOS, General, LITERATURA with tags , , , , , , , on mayo 29, 2011 by EFP

ENCUENTRO CON ENRIQUE LIHN (Fragmentos)

En 1999, después de volver de Venezuela, soñé que me llevaban a la casa en donde estaba viviendo Enrique Lihn, en un país que pudiera ser Chile y en una ciudad que bien pudiera ser Santiago, si consideramos que Chile y Santiago alguna vez se parecieron al infierno y que ese parecido, en algún sustrato de la ciudad real y de la ciudad imaginaria, permanecerá siempre. Por supuesto yo sabía que Enrique Lihn estaba muerto pero cuando me invitaron a conocerlo no opuse ningún reparo. Tal vez pensé en una broma de la gente que iba conmigo, todos chilenos, tal vez en la posibilidad de un milagro. Lo más probable es que no pensara en nada o que malentendiera la invitación. Lo cierto es que llegamos a un edificio de siete pisos, la fachada pintada con un amarillo desvaído, y en la primera planta un bar, un bar de dimensiones no desdeñables, con una larga barra y con algunos reservados, y mis amigos (aunque me resulta extraño llamarlos así, digamos mejor: los entusiastas que me habían invitado a conocer al poeta) me conducían a un reservado, y allí estaba Lihn.

********

… estoy hablando del año 1981 o 1982, cuando vivía encerrado en una casa de Gerona casi sin nada de dinero ni perspectivas de tenerlo, y la literatura era un vasto campo minado en donde todos eran mis enemigos, salvo algunos clásicos (y no todos), y yo cada día tenía que pasear por ese campo minado, apoyándome únicamente en los poemas de Arquíloco, y dar un paso en falso hubiera sido fatal. Esto les pasa a todos los escritores jóvenes. Hay un momento en que no tienes nada en que apoyarte, ni amigos, ni mucho menos maestros, ni hay nadie que te tienda la mano, las publicaciones, los premios, las becas son para los otros, los que han dicho «sí, señor», repetidas veces, o los que han alabado a los mandarines de la literatura, una horda inacabable cuya única virtud es su sentido policial de la vida, a ésos nada se les escapa, nada perdonan. En fin, como decía, no hay escritor joven que no se haya sentido así en algún momento de su vida. Pero yo por entonces tenía veintiocho años y bajo ninguna circunstancia me podía considerar un escritor joven. Estaba en la inopia. No era el típico escritor latinoamericano que vivía en Europa gracias al mecenazgo (y al patronazgo) de un Estado. Nadie me conocía y yo no estaba dispuesto ni a dar ni a pedir cuartel. Entonces comencé a cartearme con Enrique Lihn.

************

 … y allí estaba Lihn, nadando, y entonces, antes de que yo abriera la boca y dijera algo sobre la entropía, Lihn decía que lo malo de su medicina, de la medicina que tomaba para seguir vivo, era que de alguna manera ésta lo convertía en conejillo de Indias de la empresa farmacéutica, palabras que en cierta forma yo esperaba oír, como si todo fuera una obra de teatro y repentinamente hubiera recordado mis parlamentos y los parlamentos de aquellos a quienes debía dar la réplica, y luego Lihn salía de la piscina y bajábamos al primer piso, y nos abríamos paso por entre la gente del bar, y Lihn decía se acabaron los tigres, y: fue bonito mientras duró, y: aunque no te lo creas, Bolaño, presta atención, en este barrio sólo los muertos salen a pasear Y ya para entonces los dos habíamos atravesado el bar y estábamos asomados a una ventana, mirando las calles y las fachadas de ese barrio tan peculiar en donde sólo paseaban los muertos. Y mirábamos y mirábamos y las fachadas eran sin lugar a dudas las fachadas de otro tiempo, y también las aceras en donde había coches estacionados que pertenecían a otro tiempo, un tiempo silencioso y sin embargo móvil (Lihn lo veía moverse), un tiempo atroz que pervivía sin ninguna razón, sólo por inercia.

UN POEMA DE ENRIQUE LIHN

Ciudades
              

          Ciudades son imágenes.
Basta con un cuaderno de escolar para hacer
la absurda vida de la poesía
en su primera infancia:
extrañeza elevada al cubo de Durero,
y un dolor que no alcanza a ser él mismo,
melancólicamente.

           Dos ratas blancas giran en un círculo
a la velocidad de la neurosis;
después de darme vueltas sesenta días justos
en el gran mundo como en la jaula,
me concentro en un solo pensamiento:
ratas que giran.

            Blanca, velluda, diminuta esfera
partida en dos mitades que brincan por juntarse,
pero donde el tajo, la perpleja lisura
y el dolor, ahora están esas patitas,
y en medio de ellas sexos divisorios,
sexos compensatorios.
Nos salen cosas donde fuimos seres
aparte enteramente, enteramente aparte.
Cinco minutos de odio, total….cinco minutos.

            Ciudades son lo mismo que perderse en la calle
de siempre, en esa parte del mundo, nunca en otra.

            ¿Qué es lo que no podría dar lo mismo
si se le devolviera al todo, en dos palabras,
el ser mezquinamente igual de lo distinto?
Sol del último día; ¡qué gran punto final
para la poesía y su trabajo!

           En el gran mundo como en una jaula
afino un instrumento peligroso.

De las políticas de independencia nacional de Armand Mattelart

Posted in CITAS, ECONOMÍA, PERIODISMO, SOCIOLOGÍA with tags , , , , , , , , on marzo 9, 2011 by EFP

Para Armand Mattelart (Bélgica, 1936) la independencia del Estado-Nación se pone en duda a mediados de los años 70. La pertinencia del perímetro de este modelo entra en conflicto con la dinámica transformación informática de los países industrializados. La victoria de la guerra fría empieza a verse y la estrategia por lograr la eficiencia de un modelo político administrativo es el gran objetivo.  Las negociaciones del Atlántico norte acerca de la liberalización de los medios audiovisuales están en primer plano. A partir de la década de 1980, la tecnología es parte de la ideología, ahora sin disimulos y deja de ser un mero vehículo.

DE LAS POLÍTICAS DE INDEPENDENCIA NACIONAL[1]

(Fragmento)

 En todas las latitudes, durante los años setenta, florecen las políticas de independencia nacional. La India saca las consecuencias de la brutal retirada de IBM que, en 1978, se niega a ceder parte de su capital a socios indios. Sin alterar el espíritu de la política industrial concebida en la época de Nehru – planificación e inversiones masivas en el sector público, clavija maestra de la autosuficiencia (self Reliance)-, el Estado fomenta las participaciones con firmas extranjeras, en el marco de un contrato de transferencia de tecnología. Esta estrategia gubernamental se articula en torno a un ambicioso programa espacial que propulsará a la India al rango de las potencias en este ámbito. En Brasil, el gobierno militar, en nombre de la seguridad nacional, pero también en defensa de la identidad, proyecta, a partir de 1972, un autodesarrollo en materia de industria informática. Cuatro años más tarde, se toma la decisión de crear una industria brasileña de microordenadores, apostando por el saber-hacer de las universidades y por la transferencia  de tecnologías de las firmas japonesas. Completada con la nacionalización del capital de la industria de telecomunicaciones, esta política de independencia nacional también tiene su vertiente militar ( en 1981, la industria armamentista exporta por valor de 2400 millones de dólares) ( Mattelart y Schmucler, 1983). En Chile, el inglés Stafford Beer, especialista en organización empresarial y autor de The Brain of the Firm (1972), propone al gobierno del presidente socialista Salvador Allende (Noviembre 1970 – Septiembre 1973) que ponga la ingeniería cibernética al servicio de la planificación global de la producción de las empresas nacionalizadas. Se entabla un debate en los círculos de la Unidad Popular chilena en torno a una eventual deriva tecnócrata. Numerosos teóricos en ciencias cognitivas de origen chileno velan sus primeras armas en este programa  de puesta en sinergia denominado Cybersyn. El golpe de Estado del general Pinochet pone brutalmente fin a esta experiencia tan original como polémica (Beer, 1975; De Cindio y De Michelis, 1980).


[1] MATTELART, Armand. 2007. Historia De La Sociedad De La Información. 1a en Bolsillo Nueva rev y amp edn. Anon. Barcelona: Paidos. Pp. 116-117.