Archive for the CRÓNICAS Category

Crónica: Altercado Poético de 8 voces

Posted in CRÓNICAS, CULTURA, EVENTOS, General, POESÍA with tags , , , , , , , , , , on mayo 20, 2011 by EFP

Una noche para examinar, una noche para recordar. Altercado poético, nombre que surgió de un “Brainstorming” de los invitados, fue el primero (esperemos más) de una serie de momentos poéticos que están por venir. La organización fue de Adrián Flor Martínez, quien llevó en todo momento un cuidado trabajo. 20 minutos tarde llegué, Sergio Gómez me pregunta si “los rock stars de la poesía llegan tarde”. Ironía de compadre celebrada, la tardanza no cambió el humor de los compañeros de lectura. En el camino, Fran Picón, atento entre los atentos, me dice vía sms que no puede asistir. Un gesto poco habitual pero que añadió más alegría a la que experimentaba. Un bar lleno, caras conocidas y desconocidas me observaron al llegar con prisa. Se inicia la lectura. Nacho Escuín, presentando con cariño y afecto a cada poeta que salía. Señaló que intuía que pasaría algo importante esa noche y le recordó su propio andar con la revista eclipse. Lee Adrián Flor y me sorprende positivamente su seguridad. Textos daban cuenta de pasos y decisiones. Concisión y diálogo con el detalle, termodinámica del recuerdo; reflexión de las mil y una noches. “ahora entiende esa noche porque no hubo tal noche”, como mencionaba en un poema.  Elia García Zarranz lee con el micro y su presencia se funde con sus textos. Poemas para leerlos dos veces, elasticidad al máximo que nos hace esperar con agrado un poemario futuro. Sergio Goméz lee tercero. La carnalidad del tiempo que se desprende de su poemario 60 gramos no deja indiferente. Fragmentario,  Trilceano a su manera, heredero de una pedacería Adorno/Horkheimer, sus textos son segundos que habitan en la reflexión y en la cuidada radiografía del lenguaje. Hay un homenaje a Rolando Mix y hay poesía trabajada, culturalista y de cosas cotidianas. Mapi P. Freixas habla de Gonzalo Rojas y de una Macarena latinoamericana. Poemas de una fuerza subterránea enigmática, que pudieron ser vivido-escritos en Valparaíso o Zaragoza,  interactúan de forma inteligente con la anécdota y el relato. A momentos nos hablan de sumergirse en aguas profundas que solo nadadores expertos conocen. Luego leyó quién escribe, Escuín recuerda las andanzas pasadas y complicidades y recuerdo los 6 años 10 meses que llevo en la capital aragonesa. María Coduras leyó sus poemas de forma refinada y elegante. Momentos en el tiempo y formas de atesorar. Hay un breve paseo por los libros de caballería que ella conoce perfectamente por su trabajo. Ainoha Corral lee al final. Me recordó a las heroínas de los cuentos de hadas: parece leer una historia mágica, llena de encanto y acción. Es habitual el micro abierto en el candy y lee Marta Fuembuena. A capella desde la memoria, no hay texto como documento escrito. Con la Concisión y la elegancia francesa de los buenos vinos, el texto transita por el aire y esgrime circunstancia e invitan a laberintos prófugos y volátiles. Y borgianos.

Los invitados se dispersan y se quedan los de siempre. Junto a Sergio y Adrián bebiendo las últimas copas y se suma Fernando Frisa con esos chupitos negros que molan tanto: Nos muestra un video de Juan Carlos Mestre recitando en el candy. Al final, me bajo de un taxi  mucho antes de llegar a casa y me pierdo en la noche zaragozana. Muy contento con la lectura, altercado poético fue un momento donde fui feliz y recité alguno que otro poema que hablaba de balas/balas/balas…

Ser otro. Puertas a la poesía aragonesa contemporánea, por David Mayor

Posted in CRÍTICA, CRÓNICAS, General, LITERATURA, POESÍA with tags , , , , on mayo 2, 2011 by EFP

La vida de un lector también es la vida de otro. La vida de quien entra y sale de tu vida. La vida como una puerta. Y si uno es lector de poesía en una ciudad como Zaragoza, en un territorio poético como el de Aragón, es posible que padezca de multipolaridad, ya que muchas, muchísimas, son las puertas que se han abierto en pocos, poquísimos años, puertas que, seguro, se están abriendo ahora, todavía, durante, mañana, a la vuelta de la esquina, en la esquina, en la vuelta. Muchas con nombres y apellidos, muchas anónimas, menos a cuento de membretes, generaciones, manifiestos, corrientes y correnteras, menos, más bien diría que ninguna. No hay patrón común, causa, colección de características que aúnen, más allá de los vínculos afectivos y las lecturas, improntas indirectas en la mayor parte de los casos, que no saltan a la vista. Cada cual sigue su traza. Pero es que acaso los tiempos no sean de modelo y patio cerrado sino de puertas e ir haciendo. No se trata de la definición perfecta de la idea, de cualquier idea, sino del ensayo constante. No hace falta siquiera alcanzar el anhelado fin de la belleza, sino apenas tantearla, porque llegar al fin es terminarse. Y con la poesía uno nunca termina sino que siempre está empezando.

La última poesía aragonesa (escrita en castellano, hay más tradiciones que uno no conoce con el detalle necesario) es una topografía llena de puertas, unas conducen hacia el país de nunca jamás, otras al insondable misterio de lo que nunca debería haberse escrito, otras al insospechado quiebro de las sorpresas, a las palabras deformantes, al espejo de la risa, al dime con quién andas y te diré quién eres, a la playa bajo los adoquines, a los adoquines de caramelo tan propios de estos pagos y al adoquín y tente tieso, no menos propio, aunque, la verdad y por fortuna, cada vez más escaso y más aburrido. La última poesía aragonesa son varias pilas de libros, y libros que uno no tiene. Siempre hay libros que están por leer. La poesía aragonesa última es la explosión poética de la clase media. Sí, sí, pura y dura sociología. Sana vocación de ilustrados. El convencimiento de que todos podemos escribirla –listos, menos listos, afortunados, adinerados, con estudios de primera, con estudios de primaria, proclives al fracaso, atentos, despistados, profesionales, por cuenta ajena, parados, raros, locos, sensatos, apestados, iniciados, letraheridos, iletrados, pomposos, soberbios, idiotas, mentecatos, cariñosos, generosos, amables, creyentes, pensantes, inocentes, culpables, menores y mayores. De todo esto hay en la poesía aragonesa última. Poetas y poetastros y poetillas, siempre aspirantes a ensanchar los límites del mundo a base de letras, con o sin sentido. Lo escribo en masculino porque uno construye su género en ese ascendente, pero difieran sin problema y pónganlo en femenino. Mujeres y hombres poetas. Mejor poetas en sustantivo. Se trata de que todos y todas podemos escribir poesía, género popular, y no sólo que la escriban, o que la digan, o que la aparenten, o que la imposten, esas dos tipologías clásicas que son profesores de un lado y bohemios de otro, con el cartel de poeta por la vida. Todos podemos ser otro, otro escritor, otro lector, yo otro, yo otra. Luego está lo de hacerlo bien o mal, claro u oscuro, acertado o sin certeza, en el sitio o fuera de sitio. Tampoco faltan críticos, acaso cada poeta sea uno con bandera propia, dispuesto a señalar faltas y comuniones.

para continuar leyendo Ser otro. Puertas a la poesía aragonesa contemporánea:

http://davidmayor.blogspot.com/2011/05/ser-otro-puertas-la-poesia-aragonesa.html

Crónica: Nosotros somos otros rollos

Posted in CRÓNICAS, EVENTOS, General, POESÍA on mayo 15, 2010 by EFP

El coche americano que llevó al altar a Miguel Ángel Yusta el día de su boda está aparcado en la puerta de la Campana de los Perdidos. Es jueves 6 de mayo. Tarde. El recital ha comenzado. Me pierdo a Sarriá y a  Anais Pérez. Lee Forega, que brilla y enseña algunas fascinantes vergüenzas poéticas. Luisa Miñana, dulce, profunda y generacional, hace sonar voces ausentes que ponen la noche en su sitio. Eduardo Fariña coge su librito de poemas como si fuera un pajarillo recién caído del nido. Habla de lecturas agradecidas porque es humilde y no alardea de talento. Qué cosa más rara en este mundo.

Para continuar leyendo la crónica de Juan Luis Saldaña:

http://elmaquinista.lageneraltv.com/2010/05/12/nosotros-somos-otros-rollos/