Mark Strand: 3 Poemas con traducciones

1mark-strand

UNTITLED

As for the poem The Adorable One Slipped into your pocket,
which began, ” I think continually about us, the superhuman, how
we fly around saying. “Hi I’m So-and-So, and who are you?”
It has been years sinc you bothered to read it. But now
In this lavender light under the shade of the pines the time
seems right. The dust of a passion, the dark crumble of images
down the page are all that remain. And she was beautiful,
and the poem, you thought at the time, was equally so.
The lavender turns to ash . The clouds disappear. Where
is she now? And where is that boy who stood for hours
outside her house, learning too late that something is always
about to happen just at the moment it serves no purpose at all?.

SIN TÍTULO

En cuanto al poema La Adorable que llevas en el bolsillo,
que empezaba:” siempre pienso en nosotros,
los superhumanos, cómo
Pasamos aprisa diciendo: “Hola soy fulano de tal, y tú,
¿Quién eres?”,
Hace años que te tomaste la molestia de leerlo. Pero ahora,
bajo esta luz de espliego a la sombra de los pinos el
momento
Parece adecuado. La ceniza de una pasión, el
desfiguramiento de las imágenes
Página abajo es todo lo que queda. Y ella era hermosa,
Y el poema, eso pensabas entonces, también lo era.
El espliego se convierte en ceniza. Desaparecen las nubes.
¿Donde
Está ella ahora? ¿Dónde está aquel muchacho que
permanecía durante horas
junto a su casa, que supo demasiado tarde que siempre hay algo
A punto de ocurrir, justo cuando no sirve de nada?.

I WILL LOVE THE TWENTY-FIRST CENTURY

Dinner was getting cold. The guest, hoping for quick,
Impersonal, random encounters of the usual sort, were sprawled
In the bedrooms. The potatoes were hard, the beans soft, the
meat –
there was no meat. The winter sun had turned the elms and
houses yellow;
Deer were moving down the road like refugees; and in the
driveway, cats
Were warming themselves on the hood of a car . Then a man
Turned.
And said to me:” Although I love the past, the dark of it,
The weight of it teaching us nothing , the loss of it, the all
Of it asking for nothing, I will love the twenty-first century
more,
for in it I see someone in bathrobe and slippers, brown-eyed
and poor,
walking throught snow without leaving so much as footprint
behind”.

“Oh,” I said, putting my hot on, “Oh”.

ME VA A ENCANTAR EL SIGLO XXI

La cena se enfriaba. Los invitados, con la esperanza de los
Habituales
Encuentros, rápidos, fríos y caprichosos, estaban echados
En los dormitorios, las patatas estaban duras: las alubias,
Blandas; la carne…
No había carne, el sol de invierno había vuelto amarillos
Los olmos y las casas,
Los ciervos bajaban por la carretera como si fueran
Refugiados; en el camino, unos gatos
Se calentaban sobre el motor de un atomóvil. Luego un
Hombre se dio la vuelta
Y me dijo:” aunque amo el pasado, su oscuridad,
Su peso que nada nos enseña, su pérdida, su todo
Que no pide nada, me va a encantar aún más el siglo XXI,
Pues veo en él a alguien en albornoz y zapatillas, con ojos
Castaños y pobre,
Que camina sobre la nieve sin dejar tras de sí ni siquiera una huella”.
“ah”, dije mientras me ponía el sombrero, “ah”.

THE NIGHT THE PORCHE

To stare at nothing is to learn by heart
What all of us will be swept into, and barring oneself
To the wind is feeling the ungraspable somewhere close by.
Trees can sway or be still. Day or night can be what they wish.
What we desire, more than a season or weather; is the comfort
Of being strangers, at least to ourselves. This is the crux
Of the matter; which is why even now we seem to be waiting
For something whose appearance would be its vanishing-
The sound, say, of a few leaves falling, or just one leaf
Or less. There is no end to what we can learn. The book out there
Tells us as much, and was never written with us in mind.

LA NOCHE, EL PORCHE

Mirar fijamente sin ver nada es aprender de memoria
Aquello a lo que se nos arrastrará a todos; protegerse
Del viento es sentir que lo inasible se halla en algún lugar
Cercano.
Los árboles pueden mecerse o estar quietos. El día o la
Noche pueden ser lo que quieran.
Lo que deseamos, más que una estación o el tiempo, es la
Comodidad
De ser desconocidos, al menos para nosotros mismos. Ésta
Es la dificultad
Del asunto, que es por lo que ahora mismo parece que
Estuviéramos esperando
Algo cuya aparición sería en realidad su desaparición …
El sonido, pongamos, de unas hojas que caen o sólo el de
Una hoja
O menos. No tiene límite lo que podemos aprender. El
Libro de ahí afuera
Nos dice eso y no se escribió pensando en nosotros.

Mark Strand, Tormentas de uno mismo, Edición y Traducción de Dámaso López García,
Editorial Visor, Madrid, 2009.

Anuncios

Una respuesta to “Mark Strand: 3 Poemas con traducciones”

  1. Nos han gustado mucho estos poemas. Próximamente los incluiremos en nuestra selección ZUMO DE POESÍA.

    EMILIA ALARCÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: